reconoce sus orígenes

Muerte en las pistas

De cómo pepe el vivo se salva siempre

Publicado: 2016-11-25

El tráfico de Lima está cada vez más caótico. Este desorden nos ha llevado a muchos a niveles de casi volvernos locos y sentir que vivimos un infierno para movernos unas veinte cuadras en cualquier dirección en las llamadas "horas puntas" que cada vez crecen más. Las soluciones, desde el gobierno, pasan por construir más avenidas, "by pases", traer semáforos inteligentes. Para las personas las soluciones suelen ser más complicadas pues implican invertir. Algunos han optado por usar taxis, otros por la modesta bicicleta y otros, por la trampa casi mortal de las motos, en una Lima cuyos conductores no respetan la vida de nadie. 

Esto le pasó a Jimena Del Sante, una joven directora teatral que eligió usar una moto scooter para atravesar las terribles calles de Lima y poder llegar a tiempo a cumplir con su trabajo debido a que era el medio más económico para lograrlo. No tenía idea de que esta elección se volvería en un literal dolor de cabeza al encontrarse con Ralph Martín Árias Jara.

El caso es simple. El día jueves 22 de setiembre a las 8:30am, según refiere la víctima, ella iba manejando por la AVENIDA La Paz (preferencial) y se cruzó por la CALLE San Ignacio de Loyola un Hyundai Elantra color Negro – AJV 633. 

Calle vs avenida. Avenida es preferencial, amigo transportista

Luego del accidente, ella con sangre en la cara, no fue auxiliada. Ante la presión de la gente que salió a mirar el señor Ralph Martín Árias Jara la subió a su carro para llevarla a la clínica. A cuatro cuadras la bajó diciéndole que la llanta estaba mal y que no la podía llevar. En la desesperación y el dolor Jimena se fue en taxi a la clínica mientras el causante del atropello huía sin dejar SOAT ni nada. 

Hasta aquí puede ser un accidente más como los que ocurren todos los días en Lima pero lo interesante es que cuando va a hacer la denuncia resulta que este hombre había hecho la denuncia al rato de atropellarla y esto complicaba el caso según la policía. 

¿Quién puede ser tan miserable de dejar a alguien sangrando en la calle e irse, astutamente, a denunciar? 

¿Cómo alguien puede ser tan astuto para luego de atropellar a alguien hacer una denuncia?

Pues porque se las sabe todas: es transportista. Según sus registros ha trabajado para Electro Ucayali S.A. y presta servicios a entidades como SEDAPAL. Su registro en SUNAT nos lo deja más claro.

Según esto se dedica al transporte... se las sabe todas

Así que si te atropellan, te dejan herido en la calle y denuncian primero ganan. Entonces la técnica es: atropellaste a alguien. Como la gente va a hacer presión y te va a atacar por tu irresponsabilidad subes al carro a la víctima, te alejas unas cuadras, la botas a su suerte y te vas a poner la denuncia primero. Tienes la ventaja porque el herido no va a poder ir ya que tiene que ir a la clínica primero a ver si se está muriendo o no. Y.. ganaste!!! el caso se complica y no tienes que pagar nada. Perú. 

Entonces, una vez más, estamos ante el caso de una ciudadana que es atropellada y, bajo la ley del menos pulpín, le ganan por puesta de mano porque como es transportista la sacó de la zona donde la gente se quejaba a gritos del chofer, la abandonó herida a cuatro cuadras y se fue a hacer la denuncia lo cual lo deja libre de culpa. Es importante que antes de pelear por hacer más by passes o no definamos bien las normas porque si Pepe el Vivo siempre va a ganar de nada va a servir ninguna reforma que hagamos. 

Aquí la denuncia completa con más información


Escrito por

daso (Daniel Subauste)

Mulero convertido


Publicado en

El Politicón

Llega un punto donde el absurdo de una nación llega a tal punto, que solamente queda reírse